¿QUÉ ES LA ESCOLIOSIS?

La escoliosis es una “deformación tridimensional de la columna vertebral que suele evolucionar muy rápidamente durante la pubertad o adolescencia”, que se caracteriza por presentar tres componentes inseparables:

1º- Lateroflexión con acuñamiento, en el plano frontal.
2º- Rotación
en el plano axial.
3º- Posteroflexión como la aparición del dorso plano
, en el plano sagital.

La escoliosis verdadera se diferencia de la actitud escoliótica en que en ésta no existe rotación vertebral.

ORIGEN

Según la Scoliosis Research Society (SRS) El 90% de las escoliosis tienen un origen desconocido (idiopático), frente al 10% que podrían deberse a factores neurológicos, malformativos, genéticas, etc. Existen algunos malos hábitos posturales, como llevar mal puesta la mochila en la espalda, deportes asimétricos (tenis, golf, etc), mala ergonomía laboral, incluso una pierna más corta real (existen muy pocos casos) no podrían provocar una escoliosis verdadera.

Sin embargo, su origen suele estar relacionado con la etapa de la infancia y, en casos excepcionales, puede aparecer en personas mayores. En el caso de los adolescentes, en los chicos los casos leves son más frecuentes mientras que en las chicas la incidencia de los casos más graves es siete veces mayor (7/1).

Desde la visión de la Reeducación Corporal Funcional RCF®  es muy importante tener en cuenta los factores emocionales como factores principales desencadenantes de la escoliosis

SÍNTOMAS

El principal síntoma que podemos encontrar en la escoliosis es la deformación que presenta la espalda, que puede ser más o menos visible en función de los grados en la curva raquídea, sin embargo, como coincide con la entrada en la etapa de la adolescencia, suele pasar desapercibida en la familia porque los padres no ejercen ya un control corporal sobre los hijos y tampoco suele haber controles posturales en los colegios. Es en verano cuando al utilizar menos ropa puede ser evidente a los ojos de personas no expertas.

El dolor no suele ser el signo principal de esta deformidad en la etapa de la adolescencia, siendo la imagen estética corporal el factor más preocupante para los adolescentes. En la edad adulta suele aparecer un dolor mecánico producidos por compensaciones y las tensiones musculares.

EVOLUCIÓN

Por norma general, y según las estadísticas, tiende a aumentar unos 5º por año hasta el final del crecimiento óseo en la adolescencia, etapa de edad más peligrosa por la rapidez de su avance, mientras que en la edad adulta suele aumentar 1º grado por año.

Es importante tener en cuenta que, en el tratamiento de la escoliosis, los tratamientos manuales segmentarios van a ser ineficaces e insuficientes porque la escoliosis no es un problema articular. A parte, será vital establecer una valoración y realizar un adecuado seguimiento durante el tratamiento, teniendo en cuenta que la escoliosis va a tener que ser tratada de forma multidisciplinar, incluida una intervención en el ámbito familiar por el factor emocional tan importante que conlleva esta patología.

DIAGNÓSTICO

Es muy importante un diagnóstico precoz que se debería realizar en el ambiente familiar donde los padres deberían ser los primeros en diagnosticarla. Para ello deben de poner a sus hijos de pie con los pies juntos y realizar una inspección visual para comprobar si el cuerpo de su hijo/a es simétrico en ambos hemicuerpos o hay desigualdad.

Posteriormente, un profesional cualificado puede diagnosticarla. Para ello, será muy importante realizar unas radiografías para determinar los ángulos que presenta, mediante el Ángulo de Cobb, y el tipo de curva (lumbar, toracolumbar, torácica y cervicotorácica), así como el Test de Risser (valorar el nivel de maduración ósea). Para verificar clínicamente la existencia de escoliosis se utiliza el test de flexión anterior del tronco o test de Adams.

Los padres pueden realizar este test cuando tengan sospechas de que su hijo/a pueda presentar alguna alteración de la columna vertebral. Para realizarlo, le pedirán a su hijo/a que estando de pie flexionen el tronco hacia delante sin doblar las rodillas y deben observar que la espalda es igual en ambos lados. Si no es así, deben de acudir a un profesional cualificado para confirmar el diagnóstico y empezar con el tratamiento.

TRATAMIENTO

El tratamiento quirúrgico será necesario en curvaturas superiores a 50º (Ángulo de Cobb), sobre todo si compromete al aparato cardio-respiratorio.

El tratamiento ortopédico con corsé será aconsejable cuando las curvas sean superiores a 25º (Ángulo de Cobb).

Para el tratamiento Físico proponemos la Reeducación Corporal Funcional RCF® como método muy valido y efectivo para evitar la progresión de la curvatura, mejorar la elasticidad muscular mediante el trabajo de las Cadenas Musculares, mejorar la flexibilidad articular mejorando su movilidad y mejorar la postura, trabajando la respiración para liberar el músculo diafragma.

El tratamiento psicológico debe realizarse tanto a la persona con escoliosis como al ámbito familiar (padres y hermanos).