DOLOR DE CODOS … ARTROSIS DE CODOS

Hola a todos, quiero compartir con vosotros mi experiencia  con la Reeducación Corporal Funcional RCF®. Algunos de vosotros ya me conocéis, espero que las palabras os resuenen y os puedan ayudar en vuestro camino, como lo han hecho en el mío. Hace años que practico un arte marcial llamado taekwondo, llevaba una vida comprometida, satisfactoria y sacrificada. Me consideraba una persona rígida e incrédula y bastante escéptica en cuanto a descubrir nuevas cosas.

Toda mi vida encajaba a la perfección con la imagen de un prototipo a nivel social, casado, con una familia, empresario y deportista de élite.

Sin darme cuenta, estaba viviendo en incoherencia conmigo mismo porque me deje arrastrar por las creencias sociales y sus normas.

Un día me despierto, medio somnoliento todavía, empiezo a planificar  el día, una vez más la rutina se apodera de mí. Al levantarme,  siento que mis codos no me acompañan en absoluto y noto un fuerte  dolor en ambos.  Empiezo a estar bastante preocupado por mis codos, siento impotencia por lo que me está sucediendo, pues cada día me encuentro con más limitación y dolor. Me encuentro abatido y decido llamar a uno de mis senseis (maestro en artes marciales) para exponerle mi problema y que me dé su sabio consejo.

A partir de ese día nada fue igual, todo fue un calvario que se sumaba a los problemas cotidianos,  así que decidí a ir a diversos profesionales de la salud (fisioterapeutas, traumatólogos muy reconocidos), ellos no me daban ninguna explicación lógica de por qué me dolían mis codos y los tenía tan limitados, solo me decían que la culpa era mía y que seguro que era un golpe recibido en la práctica del taekwondo.

Me sentía muy angustiado, cada vez más porque no encontraba una razón lógica a lo que me estaba sucediendo. Por ello, cada vez que iba a la consulta, de un profesional de la salud, me defendía diciéndoles que, si fuera por un golpe recibido, me hubieran dolido en el momento de los golpes y  no un tiempo después.

No habiendo encontrado solución a mi problema, mi búsqueda siguió probando otras técnicas como la acupuntura, la osteopatía, incluso uno de mis senseis me indicó que fuera a una curandera y así lo hice. Sin embargo, el dolor permanecía y la limitación articular cada vez era mayor.

El dolor se hizo aliado de mi desesperación, me levantaba todas las noches, ni los medicamentos calmaban aquella angustia.  El dolor era tan intenso en los codos que al final tuve que retirarme de las competiciones. En mi vida cotidiana ya no podía ni afeitarme porque no llegaba a tocarme la cara. Según pasaban los meses mi carácter cambió por completo y yo lo compensaba con irme a correr y evadir mi problema, era mi escudo frente a lo que me dolía. Todos aquellos triunfos conseguidos en mi trayectoria profesional deportiva (Campeón del Mundo de Taekwondo en 2007, Subcampeón de Europa de Taekwondo en 2008-2011, 9 veces Campeón de España) no me consolaba en absoluto. Que curiosa paradoja, llego a lo más alto a nivel deportivo de élite y, sin embargo, no soy capaz de vencer al dolor y la limitación de mis codos.

Con este importante dolor en los codos y la limitación funcional que tenía decidí  cambiar mi rumbo y buscar por otro lado. En esta búsqueda me encontré con el Pilates, que estaba de moda, y parecía la solución a mis problemas. Por ello, decidí formarme como profesor de Pilates, montando incluso mi propio centro de Pilates.

Nuevamente un camino fallido porque, aunque al principio encontré algo de mejoría, fue poco duradero y todo volvió a ser como antes. Nuevamente la desesperación y la angustia eran mis compañeras de viaje.

No entendía nada, … muchas preguntas sin respuesta pasaban por mi cabeza. Siendo tan joven, siendo deportista, no entiendo lo que me está sucediendo y no encuentro la solución a los problemas de mis codos.

Sumergido nuevamente en la desesperación fue cuando conocí a una Profesional de Reeducación Corporal Funcional RCF®. Recuerdo perfectamente aquel momento,  aquellas palabras que llegaron a lo más profundo de mi interior, tocando a mi corazón y a mi alma. Me sentí en un momento mágico, especial, en un momento que sentía verdadero, un pensamiento limpio, un despertar de mi corazón. No daba crédito a lo estaba sintiendo, pues todo lo que escuchaba resonaba dentro de mí, por ello, le pregunté a esta Profesional de RCF® donde podía dirigirme para informarme sobre la Reeducación Corporal Funcional RCF®, incluso con idea de formarme en este Método totalmente desconocido para mí. Ella me remitió a que me entrevistara con el creador del Método, el fisioterapeuta Raúl Castellano García.

Con especial cariño recuerdo aquella tarde que conocí personalmente a Raúl Castellano García, quien me transmitió  una serenidad, una paz interior y una  integridad que hasta ahora nunca había sentido. Él fue quien tocó mi corazón y lo despertó. A partir de ese momento, dentro de mí resonaba una frase: ¡ Yo quiero esa paz interior, esa serenidad, esa calma y ese equilibrio!. Terminé la entrevista y, sin dudarlo, me apunté al Curso de Formación de Base en RCF® porque necesitaba entender todo lo que me había sucedido, darle un sentido a mi vida y a lo que me sucedía desde hace años.

Lleno de ilusión, como cuando de pequeño iba al colegio, comencé mi Formación en Reeducación Corporal Funcional RCF®. Recuerdo que en la formación, en un momento dado, unos simples movimientos hicieron que me pusiera a llorar de una forma descontrolada (nada habitual en mí), sin explicación, sin saber por qué lloraba, … llevaba muchos años sin llorar. Este acontecimiento marcó un antes y un después en mi vida y en mi proceso doloroso, dándome cuenta que el verdadero combate de mi vida no había hecho más que empezar, se había iniciado los primeros segundos del primer asalto.

Desde aquel seminario, los dolores se fueron reduciendo gradualmente hasta su total desaparición. Poco tiempo después ya pude volver a tocarme la cara, ya no tenía ninguna limitación articular y, por supuesto, mi carácter ha cambiado totalmente a mejor.

Debo reconocer que con esa Formación de Base en RCF®  mi vida cambió al 100%, a todos los niveles, desde la relación con mis amigos, la alimentación, el taekwondo lo afronto desde otra perspectiva mucho mas amplia, hasta incluso me decidí a estudiar una carrera universitaria, algo impensable para mí hasta ese momento. Por eso he sido capaz de redactar mi experiencia.  Si te sientes identificado con mi historia, no dudes en hacerlo y pasar a la acción.

Quiero despedirme mostrando mi agradecimiento a todas aquellas personas que habéis dedicado vuestro tiempo a leer mi testimonio y, especialmente, quiero agradecer de todo corazón a Raúl Castellano García por su dedicación, su entrega y generosidad a la hora de brindarme esa oportunidad de Formarme en Reeducación Corporal Funcional RCF® y poder ser Profesional de RCF® para, desde mi historia, poder guiar, acompañar y ayudar a otros seres humanos, en su búsqueda interior, para darle un sentido a lo que les sucede. Gracias y espero que os haya ayudado. Namasté.

Miguel Pérez Trives
Valencia (España)