Reto 21 días de RCF®

Hola, soy Raúl Castellano, Fisioterapeuta y Psicólogo creador del Método de Reeducación Corporal Funcional RCF®. Junto con mi Equipo de Argentina y de España queremos darte las gracias de corazón por querer adquirir nuestro Reto de 21 días de Reeducación Corporal Funcional RCF®, que hemos creado para especialmente para ti.

Nos encontramos en un momento muy especial de la humanidad, un momento de cambio y de evolución, un momento de desarrollo personal y crecimiento espiritual muy elevado, un momento para empezar a dar prioridad a nuestra vida y a conectar con el Amor de nuestro corazón a través de nuestro cuerpo físico. Para ello, te proponemos un encuentro contigo misma, contigo mismo, a través de tu cuerpo físico como clave para entender tu vida.

Este Reto tiene una duración de 21 días seguidos, y te llevará a sentir tu cuerpo y a escuchar todo lo que tiene que decirte con los dolores, enfermedades o limitaciones que presentas, tanto a nivel físico como a nivel energético, emocional, mental y espiritual. A este apasionante viaje de autoconocimiento personal que te proponemos, va a tener que dedicarle tan solo 30 minutos cada día.

Mi equipo y yo personalmente, te damos las gracias de corazón por aceptar nuestro Reto. Estamos convencidos que te será muy útil para descubrirte, para sentirte, para conocerte un poco más y para mejorar  y potenciar tu salud. Si te apetece puedes invitar a adquirir este Reto a todas aquellas personas que creas que le puede interesar y beneficiar.

Namasté.

i

MATERIAL NECESARIO

  • 1 esterilla, colchoneta, toalla o manta.
  • 1 pelota de tenis o algo similar en cuanto a tamaño y consistencia.
  • 1 cojín o almohada pequeña.
  • 1 toalla grande que se pueda enrollar.
  • 1 cinta, cinturón o pañuelo de cuello de unos 2-2,5m.
  • 1 palo de diámetro pequeño, como por ejemplo el de un plumero, o en su defecto el palo de la escoba o de la fregona, con una longitud mínima de 40 cm

En nuestro cuerpo está grabada toda nuestra historia y nuestros movimientos corporales hablan más de nosotros que nuestras propias palabras; por estas razones debemos de tener en cuenta que somos nuestro cuerpo, y sólo cuando aprendamos a observarlo y escucharlo en su totalidad podremos llegar a entender lo que nos trata de comunicar con sus limitaciones. dolores y enfermedades“. (Raúl Castellano)
.